Entrevista a un sin techo de Madrid

“Cuanto más mal lo pase, más me revoluciono”

Ana Delgado del Castillo, FUENLABRADA

El polémico activista gay, gitano, vagabundo, ocupa, educador y aprendiz en la universidad de la calle, como bien pone en su biografía de twitter, es conocido por irrumpir en un acto del PP, al grito de “El PP es la mafia”, en otro de Podemos con “Podemos no nos representa” y en un acto del futuro cardenal Osoro irrumpió con “La iglesia es el diablo en la tierra”. Actualmente está realizando la ruta de la pobreza, para luchar junto a diversos colectivos sociales por el empoderamiento de las personas que están en la calle. La ruta comienza en León, sigue por Santiago de Compostela, después Málaga y lo que vaya surgiendo porque “nos inculcan esto de que la rutina es necesaria y eso es mentira tenemos que ser activos tenemos una vida”.

Pregunta: Bueno Lagarder, dinos un poco de qué trata tu activismo.

Respuesta: Mi activismo tiene distintas fases, una de ellas es la visibilización, y con ello conseguir la concienciación de la gente. Yo me encargo de denunciar y visibilizar, no hago caridad. Me siento con estas personas, compartimos esa experiencia y lo denunciamos, rompo el miedo que tienen. Vamos a denunciarlo porque la caridad juega con esto, lo hacen para que tengan miedo, “quedaros ahí que os traemos los bocadillos, No os mováis de allí”, ellos con los bocadillos y otros con los grandes sueldos y toda la empresa montada.

P: En tu biografía de twitter pone que eres licenciado en la ‘Universidad de la calle’ ¿Cuánto te costó la matrícula para entrar en esta universidad?

R: Es gratis la matrícula, no cuesta nada, sus libros de texto son las experiencias, continuamente estás abrazando experiencias y sobre todo historias, estás aprendiendo espontaneidad y la creatividad, todo lo contrario al sistema educativo oficial. 

 P: ¿Qué es entonces lo que hay que tener para entrar?

R: Lo que hay que tener para matricularse en la universidad de la calle es coraje, valentía y constancia.

P: ¿Qué es lo que se ve?

R: En la universidad de la calle lo que me ha impactado son las historias de la gente, de los protagonistas, se equivocan los medios cuando me tachan a mí de protagonista. Digamos que lo que más me ha impactado siempre es ver a mujeres y ancianos tirando de carros las 24 horas para reciclar la basura, y yo digo que si esta gente empuja tantas horas para recoger chatarra, es porque realmente quieren trabajar. Después de hablar con ellos me he dado cuenta de que estamos ante un sistema opresor que criminaliza la pobreza y me parece injusto.

P: ¿Podrías contarnos alguna experiencia o alguna lección?

R: Lo bueno de la universidad de la calle es que todo cambia, estas en acción las 24 horas, es fantástico, desgasta, pero luego se trata de que cada uno busque sus propios canales para mantenerse. En la universidad de la calle aprendes por ejemplo a dosificar las energías porque si no vas a una protesta y te machacan allí. Yo como bien puse en twitter, tengo mi propia receta, esta son los árboles, la música y los animales. Nada más ver a un perro en la calle que viene hacia mi y nos abrazamos, me carga de energía, o estar en los parques con los árboles siento toda esa energía de la naturaleza y luego el tema de la música que es fundamental, hay momentos donde tengo que cargar la pila.

P: ¿Cómo es que siendo Gitano y con una carrera de Sociología y Trabajo Social has acabado en este país y en la calle? 

R: Quizás por ser constante y decir en cada momento lo que pensaba me ha determinado estar en la calle. En el instituto donde trabajaba segregaban a los niños gitanos, los tenían en un aula, separados de los demás compañeros, entonces yo me revelé con la consejería de educación de Andalucía y acabaron echándome. Denuncié además a la ONG gitana por corrupta, ya salió en varios medios y está investigada por los tribunales de Sevilla. Fueron 5 años y todos mis ahorros los volqué en esta lucha. Yo quiero que se haga justicia porque este país y muchos países de Europa tiene una deuda histórica con el pueblo gitano, somos más de 14 millones de habitantes, lo que pasa es que nosotros, el pueblo gitano, nunca hemos tenido representantes y sobre todo en las instituciones, imagínate, un senador, un diputado de un ministerio, esto es relevante, esto debe provocar que se produzca un cambio. Yo creo en la igualdad de oportunidades y lucharé.

P: ¿Te sientes bien en esta situación?

R: En parte les doy las gracias por expulsarme a la calle, yo antes era un trabajador social que no tenía ni idea de lo que estaba pasando, era otro burócrata más, sin embargo, ahora que estoy en la calle veo otra perspectiva, me estoy dando cuenta de lo mal que lo estaba haciendo, te burocratizan.

P: ¿De verdad no tienes miedo de estar sin techo y ser alguien tan polémico?

R: He tenido miedo a no tener trabajo y todo eso, pero una vez que te deshaces de todo esto descubres la auténtica libertad, qué más me pueden hacer, ¿matarme?, he tenido miedo, pero es que esa idea me da fuerza. Al principio era más difícil pero ahora que soy más conocido, yo trabajo mucho con los centros sociales ocupados que hay en toda España porque me parecen una herramienta de transformación. Ahora que estoy con la ruta de la pobreza, me voy a León mañana, me ha invitado un centro social en el que han preparado una cama para que el activista descanse y de día de guerra a los políticos. Eso es espectacular, entre todos los que están han puesto un euro y así te pagan el viaje. Esta gente que me dice, dónde tienes dinero para ir por toda España, pues con la solidaridad de la gente de abajo. Yo no he elegido la propuesta de las multinacionales de trabajar para ellos no, yo quiero trabajar para el pueblo.

P: ¿Cómo te enteras de los actos?

R: Pues en la ruta de la pobreza he conocido a periodistas humillados que están trabajando por 400 euros, becarios, y esta gente me envía a mí, me envían periodistas, yo lo digo porque estos periodistas son valientes, todos los eventos que hacen, me dicen por aquí o por allí y me voy.

P: ¿Algún libro inspirador?

R: En ensayo sobre la ceguera de José Zaramago, me impactó porque refleja de una forma muy descriptiva la ceguera que está sufriendo la sociedad. Los hijos de los días Galeano, uno de los escritores más imparciales, Eduardo Galeano supo exprimir las palabras y nunca se posicionó, la palabra tiene sentido que la utilicemos con responsabilidad, y las emociones. También la poesía, hay una escritora joven rumana que digamos que también me ha influido mucho, Magda Isanov, morir mañana, es un poema brutal. Magda era un ser muy sensible, venía de la nobleza sus padres eran médicos y Le inculcaban para ser médica, pero ella le interesaba mucho la naturaleza interpretar lo que ocurría ahí. Me gusta porque expresa muy bien con el lenguaje, los árboles y los pájaros.

P: ¿Alguien en tu vida que haya sido un ejemplo para ti?

R: La raíz de mi existencia y mi forma de ser es mi maestra cuando estaba en Rumanía, nos educó en ese espíritu de colaboración y de igualdad. Yo era el más en desventaja de la clase, venía de un orfanato sin recursos, yo acudía a la escuela para estudiar y para comer, robar bocadillos a los compañeros. Me transmitió que la educación era una herramienta potente para poder algún día en ese sistema salvaje poder estar ahí y poder transformar, y lo consiguió, ella es la base de lo que soy.

P: ¿Tienes algún político como referente?

R: En la política no tengo ningún referente.

P: ¿Por qué?

R: Porque lo que está pasando es una obra de teatro, y en esa obra, los políticos tienen el papel de mentir, de títeres. Me encanta en esta obra el papel que tiene el pueblo, el pueblo es auténtico, el pueblo se levanta todos los días a trabajar, el pueblo ama, da paseos en los parques, hacen cosas bonitas, y yo creo que el pueblo está en una situación de Shock. Hay una frase de Benedetti que dice “Puedes cortar una flor pero nunca vas a parar la primavera” yo creo que puedo ser esa flor, la esperanza del pueblo para que diga que sí es posible. Yo creo que el pueblo cuando se lo propone tiene una capacidad enorme de transformar, los políticos lo que han hecho es cortarnos las alas, nos han dicho “no podéis” y están sembrando el pesimismo y el miedo para que el pueblo no se mueva.

P: ¿Cómo es que piensas que el pueblo lo puede todo?

R: Vamos a tirar un poco de la memoria histórica de este pueblo, todos los derechos se han conseguido en la calle, movilizaciones, protestas, la jornada de trabajo de 8 horas, el derecho a voto de la mujer y un montón de cosas se han conseguido en la calle, no en las instituciones. Y ahora que me diga podemos que hay que conquistar las instituciones para hacer cambio, no, qué hace, pues pisar la misma moqueta que los miserables, entrar en la misma moqueta e intentar convencer a los miserables.

P: Entonces, ¿Crees que se avecina un cambio? 

R: Yo confío en vuestra generación, porque digamos que sois la tercera generación después del franquismo. ¿No os habéis dado cuenta que hay muchas voces críticas de fuera que viven en España? porque cuando venimos de fuera lo vemos con más claridad. El otro día hablaba con un anciano sin techo que me decía que el problema fundamental en España y por qué no se produce el cambio, es que la misma izquierda, dice esta ilusión que somos de izquierdas, pero ellos han mamado el franquismo, y han crecido con el franquismo. Entonces el problema de este país es que tienen que pasar generaciones para que se monte verdaderamente un movimiento de izquierdas, para mi ser de izquierdas es defender a los derechos humanos, qué partido de izquierdas defiende los derechos humanos. El problema fundamental es que está todo en manos de empresas que hay mucho dinero en juego entonces no han tenido cojones “el ayuntamiento de cambio” en decirle a estos negocios la palabra “no”, por eso no confío en este cambio por eso que esta sociología del pueblo como ha mamado del franquismo tiene que pasar generaciones.

P: ¿Has notado el cambio del antes y el después de ser conocido? 

R: El único cambio que he notado es que te quiere la gente, yo no he cambiado, mi vida sigue como siempre y no cambia porque cuando tú tienes esa conciencia, tienes claro tu objetivo, yo quiero que haya igualdad. Lo único que ha cambiado es que tengo muchos mensajes y me da impotencia no poder contestar a todo el mundo, sobre todo el Facebook, muchísimo mensaje y no puedo, y a veces entro así por sorteo y veo alguno que dice oye que se te ha subido arriba la fama, me duele y lo intento.

P: ¿Han tratado de ofrecerte algo? 

R: Cuando estuve en Barcelona quedé y almorcé con el director de la fundación Open Society Foundation y me propuso que como la calle te destroza y todo eso, que por qué no accedía a que me subvencionaran mi activismo por toda España. Esto se trata de miles de euros al mes y alojamiento, todo pagado, y yo pregunté que cómo era eso, me dijo que esto venía de George Soros y que yo elijo si accedo a que la gente luego me tache que soy de Soros, y yo por supuesto que no voy eligiendo eso.

P: Y dime, ¿alguna vez te han detenido? 

R: Un montón, es que tenemos una policía franquista. Mira a mi lo que más me ha dolido allí y aquí también es ver cómo te insultan y ver cómo te mandan a tu país, cómo te tiran los medicamentos todas esas cosas. Descargan contigo porque saben que su jefe luego les va a decir pero cómo es que este ha entrado aquí, que habéis hecho. Esta es la sensación que me da, porque siempre me dicen “Mira si tú te portas bien nosotros también” es como que siempre intentan negociar conmigo, ellos no quieren que reviente, porque yo si reviento los grandes políticos como les han puesto allí a vigilar, si yo me paso de ellos, entro y el pueblo ve todo el espectáculo, quien se jode luego es la policía. Pero tú te aprendes la dinámica y ya no.

P: ¿Alguna experiencia en la que fuiste detenido?

R: Después del acto que reventé a Mariano Rajoy, me llevaron allí detrás y aparte de insultarte, me quitaron el megáfono. Por eso yo le estoy diciendo a la gente que yo tenía un megáfono pequeño de los chinos y me encantaba porque era pequeño lo metía y reventaba a todo. Se lo llevó la policía, echo mucho de menos ese megáfono que me acompañó un año. Me da risa porque vi como un periodista decía “y encima con un megáfono de juguete, que era de juguete, pero gritaba el megáfono”, porque ellos cuando te lo veían era un juguete pero era un juguete con voz.

P: ¿Y alguna vez has pasado hambre? 

R: Sí, he pasado sobre todo en Barcelona y en Cádiz.

P: ¿Y no se hace duro reventar actos con hambre? 

R: Cuando pasas hambre es algo curioso lo que pasa. Yo también soy un hombre visagra que viene del sistema, también he sido un burócrata y es que a mí estar en la calle, pasando hambre, me da fuerza. Cuando yo reventé el acto a mariano Rajoy, el día anterior no había comido nada, estaba muerto de hambre y entonces todo eso te sale de lo mal que lo estás pasando. Cuanto más mal lo pase más me revoluciono.

P: Bueno Lagarder, dinos entonces qué es lo que te saca una sonrisa. 

R: El hecho de vivir para mi es una oportunidad. A mi es que me encanta la vida y esa belleza y esa inteligencia que desprende. El problema fundamental del humano es que nos creemos inseparables de esa totalidad, somos muy mediocres, si todo esto surge del planeta en cooperación con toda esta totalidad, el agua, el aire, los árboles, los animales, nosotros somos los únicos aquí que nos creemos por encima de todos.

P: ¿Crees que estás viendo frutos en tu trabajo? 

R: Siempre, todo lo que hacemos tiene frutos, todo, estamos acostumbrados a las cosas grandes pero son las cosas pequeñas lo que hacen de este mundo que florezca y que tenga sentido. Hay muchísimas noticias que se han generado que están denunciando esta situación, es la visibilización.

P: Además, tengo entendido que vas a sacar un libro. 

R: Ojalá que en enero espero que salga este libro. Es un libro sobre la igualdad de oportunidades que yo creo que el pueblo se va a sentir identificado a través de los personajes, el personaje principal está soñando y los los inmorales están intentando constantemente matarle los sueños, de esto va el libro, un quijote va caminando sin destino para alcanzar sueños. Ojalá en enero salga este libro y podamos darle un poco de sabor y esperanza al pueblo para que se produzca el cambio.

P: Bueno Lagarder, después de todo ¿Qué es lo que quieres trasladar a la gente? 

R: Yo lo que quiero trasladar a la gente es que cualquier persona puede estar así como yo y esto lo que denota es que si somos valientes y decimos las cosas, pues podemos resaltar. No ha cambiado nada, lo único es que te quiere la gente y que te das cuenta de que el tiempo es vida y que no tienes tiempo para todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s